Entrada Web.png

Eterno, Larry

Por todos, en el mundo cofrade, es de sobra conocida la innegable trayectoria y talento artístico con que Sergio Larrinaga era capaz de deleitarnos, por eso, para aquellos que tuvimos la suerte de contar con algunas de sus obras entre nuestro repertorio, siempre fue motivo de orgullo y gran satisfacción poderla interpretar allá donde nuestra formación actuase.

Hablamos de una persona que fue capaz de convertir 'Tus Sones, mi Inspiración' de muchos, encumbrar a bandas mucho más allá de una partitura, de ayudar a los que lo que necesitaban, formando a músicos a través de su característico modo de transmitir 'El Amor' por la música.

Si bien, ya nos sentíamos dichosos de contar con algunas de sus marchas más características y de, por supuesto, tener siempre presente una estrecha relación con nuestra formación siempre que era necesario, siguió aportando satisfacción en nuestras filas pasando a formar parte de la dirección musical de la misma.

Su obra perdurará hasta la 'Eternidad' y seguirá emocionando y deleitando a toda clase de públicos quienes, encontrarán en sus composiciones el consuelo de su identidad frente a su ausencia.

'El Dolor' de dejarnos muy pronto ha sido un gran revés, pero los que te conocíamos y apreciábamos, seguiremos clamando 'Un quejío al cielo' para hacerte ver que no te olvidamos 'Allá donde estés'.

Gratitud, admiración y añoranza.

Eterno, Larry... Siempre 'En nuestros corazones'.

Polillas, más que un sentimiento...